Carla García, árbitra de la FCF: «Lo típico que me preguntaban: ¿Tú también vas a querer ser árbitra?

Fuente: Carla García (Privada)

Se llama Carla García y es nativa de Barcelona, de Sant Vicenç de Montalt en El Maresme. Es árbitra desde hace tres años en la Federación Catalana de Fútbol, algo que ya estuvo escrito en las estrellas que fuera a ser su destino.

¿Cuándo y por qué entraste en el mundo del fútbol?

– Desde que tenía 9-10 año ya me gustaba el fútbol, pero era más una cosa de la hora del patio. Hará aproximadamente dos años que decidí entrar en el mundo del fútbol. Todo fue a raíz de una lesión que tuve y por tema de estudios. Pues decidí hacer, totalmente, un cambio en mi vida y pasé del patinaje artístico al arbitraje. Debo mencionar que el tema del arbitraje me viene de la familia. Mi padre fue árbitro y creo que esto, quiera o no, me influenció en considerar la idea de hacerme árbitra. Sinceramente, nadie lo hubiera creído, pero ahora mismo la considero una de las mejores decisiones que he tenido en mi vida.

¿Has jugado?

– Nunca he jugado. Sólo de manera recreativa.



¿Cuándo y por qué decidiste hacerte árbitra?

Fuente: Carla García (Privada)

– Fue la temporada 19/20 que decidí hacerme árbitra, todo Justo antes del COVID. Yo de pequeña me acuerdo de que iba con mi padre al comité y lo típico que me preguntaban era: «¿Tú también vas a querer ser árbitra?» Y creo que la idea ésa rondaba en mi cabeza hasta que un día dije que iba en serio y que quería apuntarme. En un principio no me lo creía y el primer año fue muy duro porque nunca había pisado un campo de fútbol como tal y mucho menos ser yo la que dirige el partido. Pero a medida que iba pasando el tiempo y con la experiencia me he dado cuenta de que es una cosa que me apasiona y realmente me importa.

Fuente: Carla García (Privada)

¿Cuál es tu mejor y peor experiencia en el campo?

– De mejores experiencias tengo muchas, pero si tengo que destacar alguna, sería un partido que tuve de cuarta catalana, creo recordar que era mi segunda cuarta, y yo iba bastante nerviosa. Supe llevarlo bien y al final del partido fui felicitada tanto por los jugadores como entrenadores y eso me hizo sentir muy bien y agradecida. Como peor experiencia podría nombrar un partido de niños pequeños que tuve, era un benjamín y me acordaré toda la vida. Eran las 9:30 de la mañana y el entrenador de unos de los equipos no paraba de chillar a los niños y a tratarles como si eso fuera la Champions. Cada partido es importante, sean grandes o pequeños, pero hay maneras y formas. Ese entrenador, lo siento, me dio vergüenza ver cómo les trataba, hasta algunos lloraban y a mí se me hizo el corazón pequeño. Me dio una lástima enorme ya que ellos simplemente querían jugar y pasar un buen rato.

¿Cuáles son las metas con el arbitraje?

– Al comienzo de todo, no tenía metas ya que para mí era un hobby, pero hoy en día viendo cómo disfruto y lo importante que se ha hecho el arbitraje en mi vida, el mayor sueño sería poder llegar a Primera División. No sé qué me esperará en el futuro, pero quiero ir progresando poco a poco y dar lo máximo de mí.

¿Fuera del fútbol qué te gusta hacer?

– Aunque a lo mejor no lo parezco, soy una chica muy sociable y que me encanta hacer reír a la gente. Fuera del fútbol la gente que me conoce sabe que me gusta mucho quedar, salir de fiesta y estar para arriba y para abajo, aparte del deporte, que lo considero como una terapia. Me hace desconectar, desahogarme y sentirme bien conmigo misma.

¿Si no fueras árbitra, a qué te dedicarías el tiempo?

– Sinceramente, no tengo respuesta para esta pregunta. Es cierto que tengo una vida muy ocupada y tal vez dedicaría los findes de semana a estudiar mi carrera, y no solo entre semana. Aparte de quedar con las amigas, viajar o salir de fiesta, lo más importante para mí es pasar tiempo con la familia.

¿Cuál sería tu mensaje de motivación a todos los que piensan entrar en el arbitraje?

– El mundo da muchas vueltas y nunca sabes donde acabarás, pero lo que sí sé, es que a mí el cambio que me ha dado la vida con el arbitraje es enorme. Las experiencias que he vivido, lágrimas, emociones, sacrificios, risas y, sobre todo, todas las amistades que me he llevado no tienen compensación. Aparte de que el arbitraje me ha hecho crecer como persona, me ha ayudado a madurar y a saber controlar situaciones complicadas aparte de mis emociones e impulsos. Creo que si te gusta el fútbol vale mucho la pena y así también lo aprendes a ver desde una perspectiva diferente.

Fuente: Carla García (Privada)

ÚLTIMAS NOTICIAS

ENGLISH

client-image
client-image
client-image
client-image
client-image
Portada
Últimas Noticias
Futbol BCN TV
English
Buscar