Carta abierta de una entrenadora por machismo

Por: Aida Uceda (@aidauceda, Twitter)

No suelo ser muy activa por RRSS y menos por Twitter, pero mi círculo de seguidores y seguidos en esta red son personas relacionadas con el mundo del fútbol y creo que podéis empatizar conmigo ante tal situación.

Hace unas 5 semanas inicié una nueva etapa como entrenadora compaginándola con las que ya estaba comprometida. Mediante esta misma plataforma se buscaba entrenadorA para un filial amateur en 4t catalana. Yo con toda mi curiosidad me quise informar sobre eso.

Sorprendida de que fuese una chica entrenadora eso que buscan, fruto de la sociedad, y qué pena que yo misma me sorprenda ante algo que debería ser más que “normal”.

Tras una llamada introductoria y un par de reuniones con el club, acepté el reto. Un club lleno de ilusión, de profesionales del fútbol, de conocimiento y sobre todo, lleno de ganas de aprender y de que la gente crezca. Justo lo que quiero; aprender y crecer.

Me gustaría agradecer públicamente a Ángel Gómez, Francis y al club está oportunidad que no tengo duda de que me servirá de experiencia y aprendizaje. Nunca hubiera imaginado que un club apostará así por la figura de entrenadora.

Después tocó conocer al grupo. Un grupo lleno de chicos con ganas de divertirse jugando a fútbol, ganas de aprender y competir. Hecho que me facilita mucho la faena. Un grupo ejemplar.

Y aquí viene donde me siento con más ganas que nunca de reivindicarme.

Sábado 16 de Octubre, llego al campo rival y los entrenadores rivales empezaron a mirarme fijamente sin dirigirme la palabra ni atenderme. Después de estar un rato en silencio, les pregunto: “Buenas tardes, somos x, ¿hay vestuarios?” y me dicen sí.

Nos mantuvimos ahí porque no hicieron ningún tipo de gesto ni señal. Empiezan a llegar los jugadores y me preguntan “¿hay vestuarios?” Y les digo: «Preguntadle al entrenador si hay vestuario.»

Les dice que sí que tenemos que esperar dirigiéndose al jugador, al cabo de 1 minuto sale y le dice, ya podéis pasar. Total, entran los jugadores y la última entro yo con mi pizarra.

Los chicos empiezan a cambiarse y yo salgo fuera a mirar el campo y viene el mismo tipo que antes “hola, “¿eres la delegada, fisio o algo de x?” y le digo, sí, soy la entrenadora y soltó un “ah…” (su cara habló por si sola).

A veces pienso que más de uno en vez de tener cerebro tiene serrín. Y qué triste que pase casi cada fin de semana.

Foto: Privada (Twitter)
client-image

ÚLTIMAS NOTICIAS

client-image
client-image
client-image
client-image
client-image

Contacto

Conectar con nosotros

Portada
Últimas Noticias
Podcast
Futbol BCN TV
Buscar