30 junio, 2022

Cuando los condicionantes externos influyen en la metodología del fútbol base

Los tiempos cambian y esto condiciona la metodología que los entrenadores de fútbol base tenemos que emplear cuando entrenamos a los niños.

No podemos ignorar estos condicionantes externos que han cambiado considerablemente, y, que han hecho que el perfil de los niños que juegan al fútbol también haya cambiado. No podemos seguir entrenando como si el perfil de los niños, fuese el mismo que el de tiempos pasados.

El principal factor que ha cambiado este perfil es un enemigo muy poderoso y difícil de combatir: La tecnología en forma de tablet, videoconsola y móvil. Es un enemigo muy complicado de vencer y que trae como consecuencia un sedentarismo atroz, máxime, cuando el ejercicio físico es fundamental en el desarrollo de los niños, tanto físico como mental. Esto provoca que los niños cada vez más tengan un déficit de desarrollo físico y social que no podemos dejar de pasar por alto los formadores.

Mucho han cambiado los niños que jugaban hace 20-30 años a la actualidad. En este mundillo del fútbol base antes los niños eran como “caballos salvajes” que tenías que domar. La calle o los parques eran su hábitat donde jugaban día tras día fomentando su desarrollo físico, social, y en lo que nos compete, futbolísticamente con una técnica y una creatividad enorme. Esto también conllevaba una cierta anarquía que, de alguna forma, tenías que encauzar para ponerla al servicio del equipo.

El fútbol callejero desapareció prácticamente. O al menos en las dosis de antaño. Esta disminución o desaparición no puede pasar desapercibida para los que nos dedicamos a entrenar a niños. Si el perfil de los niños cambia, nosotros los entrenadores, debemos también cambiar la metodología.

¿Cómo recuperamos esa gran cantidad de horas que antes aportaba la calle?

¿Cómo recuperar esas horas que inciden en el físico? ¿En lo social? ¿En la técnica? ¿En la creatividad?

Desgraciadamente, no se pueden recuperar. Es imposible. Solo disponemos de dos/tres sesiones de entreno a la semana con una duración de unos 90 minutos cada una. Pero sí que podemos optimizar el tiempo para dar cabida al máximo de contenidos posible. Lo que no podemos hacer es que, con todos estos déficits, quitemos protagonismo al máximo protagonista de este deporte, el balón, y demos más protagonismo del requerido a la táctica y a los ejercicios físicos sin balón.

¿QUÉ TAREAS DEBEMOS EVITAR?

FUERA COLAS Y JUEGOS DE ELIMINACIÓN (ENTRENOS DINÁMICOS)

Además de dotar de un gran dinamismo a los entrenos, evitando largos tiempos de inactividad en los niños, como cuando se hacen ejercicios con largas colas, o juegos de eliminación. Cuando veas un ejercicio, además de analizarlo en conjunto, analízalo de forma individual. Porque, aunque aparentemente a simple vista pueda resultar muy vistoso, las pistas reales del ejercicio te las da si observas tan solo a un participante. Si éste, entre intervención y intervención está un buen rato esperando, ese ejercicio no es productivo. No sirve.

EJERCICIOS FÍSICOS SIN BALÓN

Recordando que estamos hablando de niños (aunque siguiendo con la filosofía de trabajo de Paco Seirulo, yo soy partidario de hacer lo mismo con mayores), el balón debe ser el protagonista. No soy partidario ni de los ejercicios de dar vueltas al campo ni del propio calentamiento. Si tengo que activar a los niños, lo hago con balón. Nunca he visto en la calle ni en el parque, que los niños antes de ponerse a jugar se pongan a dar vueltas al campo ni a hacer un calentamiento. Ni la escusa de, “es para que cojan hábitos”. Pues ya cogerán hábitos cuando toque. Como he dicho, tenemos poco tiempo y hay que optimizar al máximo.

Ahí está una de las claves. Parece que el físico tiene que ir desarraigado totalmente del balón cuando es al contrario. Con el balón, conseguimos los movimientos y el rendimiento más cercanos a los que necesitamos para trabajar.

Lo explicaré más adelante con un ejemplo de activación.

EXCESO DE TÁCTICA

Otro de los grandes errores en el fútbol formativo. La táctica debe ser proporcionada en cuidadosas dosis y adaptada a la edad y nivel de nuestros jugadores. Hay una serie de factores que debemos tener en cuenta antes de llegar a la táctica en toda su extensión, que son:

La Coordinación – La Técnica – La Comprensión del Juego – La Percepción – La Toma de Decisiones

Esto es importante, porque en muchas ocasiones hay entrenadores formativos que dan excesiva importancia a la táctica, derivada en casi todas las ocasiones a la búsqueda del resultadismo cortoplacista por encima de la propia formación y no se hacen estas preguntas, con respecto a los conocimientos y habilidades de los niños que entrena:

Puedo aprender Táctica si no soy capaz de Comprender el juego?

Si no soy capaz de Percibir lo que pasa a mi alrededor?

Si no soy capaz de ejecutar una correcta Toma de Decisiones?

Si cuando llega el balón, no tengo ni la Coordinación ni la Técnica para ejecutar mi Decisión?

En base a estas preguntas, tenemos que adaptar la enseñanza táctica y priorizar todos estos contenidos y no a la inversa. Además, la introducción desmedida de la Táctica conlleva el otro mal endémico, que es la supresión de la creatividad y desaparición del regate.

El exceso de enseñanza Táctica también conlleva, un gran déficit de contenidos básicos que cuando sean mayores ya no van a poder recuperar.

EL BALÓN, EL PROTAGONISTA

El balón debe ser el gran protagonista. Los niños que juegan a fútbol, lo hacen porque les encanta el contacto con el balón. Por ese motivo, los formadores no debemos arrebatárselo. Además, que yo sepa, la mejor forma de aprender a jugar a fútbol es con balón. Porqué nos empeñamos entonces en suprimirlo? Y aquí llega el otro gran condicionante:

CUIDADO: Debemos recordar, que muchísimos niños SOLO JUEGAN A FÚTBOL LOS DÍAS DE ENTRENO, o pocas veces juegan en la calle.

Por este motivo no podemos prescindir del balón. Hay que llenar el entreno de balón, porque será el único contacto semanal de los niños con él. Es muy importante también, que el contacto se produzca muchas veces. Por eso la importancia de juegos o ejercicios individuales en los que cada uno disponga de su propio balón y de ejercicios/juegos de grupos reducidos para garantizar el máximo de intervenciones.

Entonces: Tenemos 2-3 sesiones de 90 minutos semanales:

Ingredientes:

FÚTBOL > BALÓN

BALÓN > TÉCNICA

TÉCNICA > CREATIVIDAD

RIVALES > TOMA DE DECISIONES

SEDENTARISMO > EJERCICIO FÍSICO

¡Todo esto hay que ponerlo en marcha prácticamente a la vez!

Aquí es donde entra la esencia de ser entrenador. Ser entrenador no significa coger ejercicios de un libro, o de vídeos que has visto en Internet, etc. y aplicarlos sin más. La esencia es diseñar uno mismo aquella sesión que mejor se amolda a su grupo y con la que va a sacar mayor rendimiento. En cierta parte, los entrenadores somos creativos. Y en esta ocasión nos toca exprimirnos el cerebro para optimizar al máximo las sesiones.

EJEMPLO OPTIMIZACIÓN DEL TIEMPO

Ponía antes como ejemplo un ejercicio de activación muy común, que es dar vueltas al campo. En los siguientes gráficos explico una evolución del ejercicio para acabar con una activación en la que finalmente se acaban trabajando varios contenidos a la vez, optimizando de esta forma la sesión de trabajo y aumentando la diversión.

¿Porqué trabajar un ejercicio exclusivamente FÍSICO si lo puedo acompañar del tan necesitado balón, que nos aporta TÉCNICA y DIVERSIÓN?

¿Y si añadimos un condicionante para obligarnos a PENSAR?

Conseguimos que un ejercicio de 20 minutos FÍSICO, tenga además TÉCNICA, CREATIVIDAD y TOMA DE DECISIONES.

Si trabajamos sin mezclar contenidos, el tiempo que dedicamos a cada uno de ellos es menor que si los integramos a la vez. Es aquí cuando los entrenadores deben exprimir al máximo la creatividad para diseñar los ejercicios.

Otra cosa muy importante: El abandono prematuro de la práctica del deporte. No olvidemos el motivo por el que los niños y adolescentes están en nuestro club. Jugar a Fútbol. Cuanto más nos alejamos del juego, más cerca están los jugadores del abandono.

Hay que tener en cuenta estos condicionantes externos. Los entrenadores actualmente están mucho más preparados, pero los jugadores no son los de antes. Han cambiado. Hay que adaptarse, optimizar al máximo y a la vez, que el proceso sea divertido.

El rival tecnológico es muy duro. En casa tienen muchos estimulantes y no les importará sustituir el fútbol por las consolas. Por eso, OPTIMIZACION DEL TIEMPO, NO ALEJARNOS DEL JUEGO, Y DIVERSIÓN.

client-image

ÚLTIMAS NOTICIAS

client-image
client-image
client-image
client-image
client-image

Contacto

Conectar con nosotros

Portada
Últimas Noticias
Podcast
Futbol BCN TV
Buscar